lunes, 11 de noviembre de 2013

Las redes: clave para encontrar empleo

Cuando hablamos de empleo la palabra que siempre sale a continuación es RED. Sean redes de un tipo o de otro,  estas se convierten en cruciales cuando se está en una situación de búsqueda activa de empleo.
En primer lugar la red de contactos personales. Siempre ha tenido gran importancia en los procesos de búsqueda de empleo los conocidos. La red de contactos puede generarse de manera espontánea, o de manera planificada. La red de contactos natural se crea sin que el interesado la construya de manera intencionada, es decir, está compuesta por las personas de su entorno más cercano: familiares, amigos, compañeros y ex­-compañeros de trabajo, etc… La red de contactos planificada se va construyendo por la propia voluntad del interesado, formada por contactos que le pueden aportar beneficios profesionales: personas de su mismo sector profesional, contactos de contactos de su red personal, personas influyentes en su ámbito laboral, etc…Lo importante de una red de contactos es tenerla bien estructurada y organizada, comunicar de manera efectiva nuestra situación, nuestros intereses y expectativas, y usarla de manera adecuada, en cada momento.
La siguiente red que reseñamos son las redes sociales. Surge como una variante de la Red de Contactos, pero que aportan mayores posibilidades de uso y de alternativas en beneficio de la consecución del objetivo propuesto de conseguir un empleo. Inicialmente las redes sociales tenían un uso exclusivamente lúdico para el tiempo de ocio. Sin embargo ahora se han convertido en una potente herramienta para realizar networking por lo que su uso profesional se va generalizando, ya no sólo en redes profesionales como Linkedin, Xing, etc. sino también en las generalistas. Las redes sociales nos ofrecen la posibilidad de contactar con personas o empresas del sector profesional que nos interesa, compartir información, recursos y opiniones, así como crear nuestra propia marca personal. Son una herramienta muy potente que no debemos descuidar. Se han generalizado hasta tal punto que en algunos sectores profesionales ya puede decirse que si no estás en las redes sociales, laboralmente no existes. Del mismo modo que debemos mantener activa la red de contactos durante nuestros procesos de búsqueda de empleo, las redes sociales también se deben mantener igualmente activas, hacernos visibles en ellas mediante nuestra participación de diferentes formas: aportando comentarios, compartiendo enlaces, vídeos, creando contenidos propios, participando en grupos, etc…

Y por último la red de todas las redes: Internet. El establecimiento del uso universal de Internet desde cualquier dispositivo ha provocado una revolución en el empleo y en los métodos, herramientas y procedimientos para conseguirlo. El hecho de que toda la información fluya por la red, tiene como consecuencia que Internet sea la principal oficina de empleo, el principal orientador y el principal soporte para construir nuestra propia red de contactos. A través de Internet podemos realizar búsquedas de ofertas de empleo, contactar con empresas, agencias de colocación y ETT’s, inscribirnos en bolsas de empleo, elaborar el curriculum en presentación web. Gracias a Internet podemos mejorar nuestro nivel formativo (e-learning, MOOC, etc.), leer artículos e información sobre empleo y RRHH, o suscribirnos a blogs de empleo como éste. Internet también es usada por los reclutadores para captar y obtener información personal sobre sus posibles candidato. Si queremos que nuestra búsqueda de empleo sea efectiva, deberemos manejar todas las herramientas, recursos y portales que Internet pone a nuestro alcance.
Concluimos resaltando la importancia de utilizar todas las herramientas a nuestro alcance. Todos los esfuerzos son pocos y todas las vías son pocas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesa tu opinión: deja aquí tus comentarios sin dudarlo.