domingo, 13 de diciembre de 2015

La comunicación no verbal en la entrevista de trabajo

Flora Sanz
La comunicación verbal es muy importante y, en ocasiones, transmite muchas más emociones y sentimientos que la comunicación verbal. Durante la entrevista de trabajo debemos de saber controlar todos nuestros gestos y movimientos, que comunican mucho más de lo que nosotros creemos.

El primer mensaje de la comunicación interpersonal que transmitimos es la imagen personal. En este sentido, es una proyección de nuestra personalidad y en la que se combinan tres factores:
Características físicas corporales: cabello y ojos, altura, peso, piel, manos...
Vestimenta: formal/informal, estilo, a la moda, combinación de colores, marcas, discreta o llamativa, tipo de gafas, corte de pelo, perfume,…
Lenguaje gestual: movimientos y posturas que realizamos con nuestro cuerpo.
En cuanto a las características físicas es imprescindible acudir a la entrevista aseados y con las manos y uñas cuidadas. Los hombres afeitados o con la barba arreglada. Las mujeres bien peinadas, con un maquillaje natural y discreto. Escoger perfumes o colonias ligeras y frescas y no llevar joyas llamativas. Procurar también ocultar piercing y tatuajes que pueden transmitir una imagen negativa de nosotros de cara a ciertos puestos.
Con respecto a cuál es la indumentaria más apropiada para un puesto de trabajo, debemos vestirnos como si ya estuviéramos trabajando en ese puesto en la compañía. Conocer la filosofía o estilo de la compañía nos ayudará a escoger e ir correctos a la entrevista. Si realizamos varias entrevistas, debemos cambiar nuestra vestimenta y por supuesto, prestar atención al calzado que debemos llevar impecable.
El lenguaje gestual es muy importante y debemos cuidarlo en extremo. Así, para transmitir seguridad hay  que procurar dar la mano con firmeza, pero sin apretar demasiado. Mantener el rostro relajado y sonreír de forma natural para reflejar confianza y favorecer la conexión con el entrevistador. 
En este sentido, debemos evitar posturas defensivas y agresivas como cruzar los brazos, esconder las manos, cerrar los puños, señalar con el dedo índice o retorcer las piernas. Tampoco conviene transmitir un exceso de confianza o cierta actitud "chulesca" al apoyar la nuca en las manos o recostándonos en el asiento. Además, evitar ciertos "tics" como tocarse o retirarse el pelo con frecuencia ya que denota nerviosismo, ansiedad e inseguridad.
En todo momento, debemos mantener el contacto visual con el entrevistador. En el caso, de que haya varios detén tu mirada en cada uno de ellos para captar su atención. En caso contrario, vas a reflejar pasividad, sumisión, miedo y falta de confianza, entre otras cualidades.
Otro punto importante, es respetar el espacio y no invadir el del entrevistador ya que transmite.
Como vemos en estas líneas, el lenguaje corporal y la comunicación no verbal, junto con el para-verbal (expresión, entonación, énfasis) trasmiten mucho de nosotros y supone, según expertos en comunicación, un 50 % del mensaje que emitimos cuando hablamos. Por ello, conviene seguir estas pautas que os hemos presentado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos interesa tu opinión: deja aquí tus comentarios sin dudarlo.