lunes, 7 de marzo de 2016

Ya está aquí la oferta pública de empleo 2016

La Administración Pública, ya sea estatal, autonómica o local, está obligada a realizar una serie de pruebas de aptitud para seleccionar al personal a su cargo, con arreglo a los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad. Con este fin, se publica anualmente en el Boletín Oficial correspondiente la Oferta Pública de Empleo (OPE). En el caso de la Administración General del Estado la publicación se lleva a cabo en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Las Comunidades Autónomas publican sus Ofertas de Empleo en sus respectivos Boletines Oficiales y, por último, las Corporaciones Locales (provincias, municipios, mancomunidades, etc.) publican sus Ofertas en sus Boletines Oficiales y, en todo caso, en el BOE y en el Boletín Oficial de la Comunidad Autónoma a la que pertenezcan.
Esta primera publicación es sólo el anuncio de qué plazas se precisa cubrir, posteriormente, a lo largo del año, se irá publicando una convocatoria para cada tipo de plaza concreta. Esta convocatoria es la que ofrece información detallada sobre los requisitos para participar en las pruebas, forma de realización de las mismas y plazo de presentación de solicitudes o instancias.
1.- Requisitos de los aspirantes:
Tener nacionalidad española, requisito que se ha ampliado por la Ley 17/1993, de 23 de diciembre, que regula la posibilidad de acceso a determinados sectores de la Administración Pública de los ciudadanos de los demás Estados miembros de la Comunidad Europea. En la Comunidad de Madrid, es el Decreto 230/2001, de 11 de octubre, el que regula el acceso a la Función Pública de los nacionales de los demás Estados miembros de la Unión Europea.
Estar en posesión del título exigido o en condiciones de obtenerlo en la fecha en que termine el plazo de presentación de instancias.
No padecer enfermedad o defecto físico que impida el desempeño de las correspondientes funciones
No haber sido separado, mediante expediente disciplinario, del servicio de cualquiera de las Administraciones Públicas, ni hallarse inhabilitado para el ejercicio de funciones públicas.

2.- Sistemas de selección que la administración realiza son los siguientes:

  • Oposición. Realización de una o más pruebas para determinar la capacidad y la aptitud de los aspirantes y fijar su orden de puntuación.
  • Concurso. Consiste en la comprobación y calificación de los méritos (formación, experiencia...) de los aspirantes, para fijar, igualmente, su orden de puntuación.
  • Concurso-oposición. Es un sistema mixto en el que se combinan los dos anteriores. Es decir, se realizan una o varias pruebas de aptitud y se califican o bareman los méritos alegados por los aspirantes.
Cada uno de estos sistemas de selección se emplean en función del que se busque contratar personal permanente o temporal. Para el personal permanente, en el caso de los funcionarios de carrera, el sistema normal de selección es la oposición, salvo cuando, por la naturaleza de las funciones a desempeñar, sea más adecuado utilizar el sistema de concurso-oposición y excepcionalmente, el de concurso. Para el personal laboral, el sistema habitual de selección es el de concurso-oposición.
Para la selección de personal temporal, si se trata de funcionarios, se formarán listas de espera con los aspirantes que, habiendo aprobado algún ejercicio de la oposición, no hayan superado la totalidad del proceso selectivo. En el caso del personal laboral, se constituyen bolsas de trabajo con los aspirantes que alcancen el nivel mínimo suficiente que se establezca en las convocatorias de selección del personal laboral permanente Si no existiese lista de espera o bolsa de trabajo, el procedimiento de selección será a través de una convocatoria específica mediante el sistema de concurso.

El personal que presta sus servicios a la Administración Pública es, básicamente, Personal Funcionario y Personal Laboral. Personal Funcionario es aquel que, una vez superadas las pruebas selectivas y tras un nombramiento legal, presta sus servicios amparado por normas de Derecho Público, que delimitan sus derechos y sus obligaciones. 
Los funcionarios pueden ser:
De Carrera: desempeñan sus servicios con carácter permanente.
Interinos: ocupan plazas de plantilla, por razones de urgencia o necesidad, en tanto no se ocupen por
funcionarios de carrera.

El personal funcionario se distribuye en Cuerpos, Escalas y, en su caso, Especialidades. Existen Cuerpos Generales, que desempeñan tareas comunes a la actividad administrativa y Cuerpos Especiales, que realizan funciones propias de una determinada carrera o profesión. Estos Cuerpos se integran en Grupos Profesionales atendiendo al nivel de titulación exigido para el ingreso. Siguiendo lo dispuesto en la Ley de la Función Pública de la Comunidad de Madrid podemos hacer el siguiente cuadro en relación con los Cuerpos Generales:
Grupo Titulación exigida para el ingreso Cuerpo general
A1 Título de Doctor, Licenciado, Ingeniero, Arquitecto o equivalente
A2 Título de Diplomado Universitario, Ingeniero Técnico, Arquitecto Técnico, Formación Profesional de Tercer grado o equivalente.
C1 Título de Bachiller, Formación Profesional de Segundo Grado o equivalente.
C2 Título de Graduado Escolar, Formación Profesional de Primer Grado o equivalente
E Certificado de Escolaridad Subalterno
Tras la superación de las correspondientes pruebas selectivas, su vinculación con la Administración se produce por un contrato de trabajo. Se regulan por normas de Derecho Laboral. Dentro del personal laboral existen diferentes categorías profesionales, dependiendo de la titulación exigida para el ingreso. El personal laboral puede ser:
-Personal laboral permanente, con contrato de trabajo de carácter indefinido.
-Personal laboral temporal, con contrato de trabajo de duración determinada.

Además, en los términos previstos por la Ley 17/1993, pueden acceder a la función pública española los nacionales de los estados miembros de la Unión Europea y los de los Estados, a los que en virtud de los Tratados Internacionales celebrados por la Unión Europea y ratificados por España. Sin embargo, si el puesto en cuestión implica el ejercicio de potestades públicas o responsabilidad en la salvaguarda de intereses públicos el acceso queda reservado a personal con nacionalidad española. Esto es, los puestos disponibles en las Fuerzas Armadas, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, los órganos constitucionales, el Consejo de Estado, el Banco de España y el Centro Superior de Información de la Defensa.
Los nacionales de estados no comunitarios con residencia legal en España podrán acceder a puestos de personal laboral en las convocatorias de empleo de las distintas administraciones públicas en las condiciones definidas por la legislación vigente en materia de extranjería y las normas que la desarrollan. En todo caso para poder participar en convocatorias para cubrir plazas de personal laboral los aspirantes deberán encontrarse en alguno de los siguientes supuestos
- Situación de residencia temporal
- Situación de residencia permanente.
- Disponer de autorización para residir y trabajar.
- Estatuto de refugiado.
Con estas claves queremos animaros a seguir la publicación de ofertas públicas de empleo y prepararos para superar el proceso selectivo. Busca la oferta que más se ajuste a tus motivaciones e intereses y no dudes en probar suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos interesa tu opinión: deja aquí tus comentarios sin dudarlo.